Quiero ASESORAMIENTO EXPERTO e INDEPENDIENTE para evaluar GRATUITAMENTE los mejores softwares para nuestro tipo de negocio.

Innovar en las empresas

La importancia de innovar en las empresas

“La única forma de sobrevivir es transformándose continuamente en otra cosa.  Es esta idea de transformación digital continua, es la que te convierte en una empresa innovadora”.  Estas palabras de Ginni Rometty, el CEO de IBM, muestran una realidad actual: la mayoría de empresas necesitan innovar para poder sobrevivir en el mercado actual.

Aunque innovar es realmente importante para poder conseguir nuevos y mejores resultados, muchas empresas tienen miedo al cambio, sea de ERP, CRM, Business Intelligence, etc, y no se suman al carro de la innovación. Este nivel de temor es comprensible pero el riesgo de no innovar y digitalizarse puede ser mucho más alto y catastrófico, porque implica seguir usando modelos obsoletos que pueden perjudicar los resultados o terminar con nuestra empresa.

Nokia, Blockbuster o Kodak son algunos de los ejemplos más conocidos de empresas que han sufrido grandes pérdidas por no innovar y no adaptar sus modelos de negocio a las necesidades del nuevo público emergente.

Según el estudio “Modelo Culturas de Innovación” elaborado en el 2019 por la consultora Great Place to Work, las empresas con cultura de innovación son un 32% más productivas y reducen un 14% el riesgo de rotación de plantilla. Estas empresas con mentalidad innovadora pueden llegar a generar 5 veces más ingresos en un año que aquellas que no innovan.

Riesgos de la falta de innovación en las empresas

¿Qué puede perder tu negocio cuando no apuesta por el cambio? Vamos a exponer algunos de los riesgos más comunes para que te des cuenta de la importancia de la innovación:

1.  Gastar más dinero del planeado: Uno de los principales riesgos que puede tener la falta de innovación son las pérdidas y fugas económicas. Invertir en sistemas independientes para las necesidades de cada uno de los departamentos que conforman la empresa, significa gastar más dinero del proyectado. No hace falta comprar un sistema específico para cada área, ya que te puede conllevar a sobrepasar el presupuesto y únicamente solucionarás pequeños problemas a corto plazo. Una buena opción sería, por ejemplo, apostar por programas tecnológicos innovadores que ofrezcan soluciones a tiempo completo y que cubran varias áreas de actuación.

2. Se pueden perder clientes:  Sí, no innovar puede tener como consecuencia la pérdida de clientes. Normalmente fijamos muchos de nuestros esfuerzos en conseguir más clientes para nuestro negocio, pero a veces nos olvidamos de esos clientes que ya tenemos. Debemos cuidar al cliente que ya hemos captado, asegurarnos de estar ofreciéndole la solución que más se adapte a sus necesidades y adaptar esta solución a medida que sus necesidades se transformen. Implementar nuevos modelos y adaptarnos a las nuevas necesidades de los clientes no es un gasto: será siempre una inversión de futuro.

3.  Malgastar tiempo en tareas repetitivas:  En muchas ocasiones los empleados pasan horas realizando las mismas tareas diarias repetitivamente, despreciando habilidades que podrían utilizarse en el desarrollo de nuevos proyectos.  Incluso, a veces, se pagan por horas extras por el exceso de trabajo respectivo. Estas tareas pueden ser sustituidas perfectamente por softwares integrales de negocio llamados ERP que ayudan a economizar tiempo, dinero y a utilizar de forma más inteligente los recursos humanos.

4.  Puedes fracasar como empresa: Kodak. Nokia. Motorola. ¿Qué tienen todas estas empresas en común? El factor común que tienen fue su incapacidad para innovar en el momento adecuado y/o de la manera correcta, fracasando y desapareciendo del mercado. Según Enterprise Institute, solo 60 compañías de las que formaban parte de la lista Fortune 500 seguían formando parte de esta lista en el año 2017. ¿Esto qué quiere decir? Podemos entender entre líneas que, si no nos adaptamos a los nuevos contextos, tecnologías o mercados, podemos fallar o incluso desaparecer.

Innovar significa avanzar adelante en el tiempo. Si las empresas quieren seguir existiendo y siendo competitivas están obligadas a adaptarse a las nuevas necesidades con tecnología de vanguardia. No hay otra forma de sobrevivir que no sea adaptarse a los nuevos tiempos, usos y tecnologías. Citando a Edmund Burke “la ley más poderosa de la naturaleza es el cambio, y la tecnología solo ha acelerado drásticamente el ritmo del cambio”. 

¿Por qué hay empresas que no innovan?

Actualmente hay muchas empresas que continúan con miedo al cambio. Según Michael Porter, de Harvard Business Review, hay 5 fuerzas que juegan un papel estratégico a la hora de determinar el éxito o fracaso de una empresa:

–       Amenaza de nuevas empresas o participantes.

–       Poder de negociación de los proveedores

–       El poder de negociación de los compradores

–       Amenaza de sustitución de productos o servicios

–       Rivalidad entre competidores.

Ante el potencial de las nuevas empresas competidoras, de la globalización, de los productos que sustituyen al nuestro… las empresas tienen que seguir innovando para poder mantener sus ventajas competitivas. 

Como dice la directora de operaciones de Fannie Mae, Kimberly Johnson “el riesgo de innovar es tan alto o mayor como el riesgo de no innovar”.

Pero aunque la mayor parte de las empresas son conscientes de que innovar es muy necesario, a veces es difícil hacerlo por varias razones.

Si nos fijamos en las empresas grandes, muchas veces no innovan porque tienen muy asentados todos sus procesos internos que han servido durante tantos años para cubrir las necesidades de sus clientes. Romper con estas rutinas o procesos supone un cambio interno estructural que necesita de recursos y tiempo, pero lo más importante es tener la predisposición de querer cambiar los procesos y los hábitos de los trabajadores.

No innovar significa no pivotar hacia nuevos mercados emergentes que sostendrán el crecimiento futuro de la empresa y una prosperidad a largo plazo.

Como hemos mencionado antes, un claro ejemplo de empresa que no consiguió adaptarse al cambio es Kodak: empresa número 1 en venta de cámaras digitales y que cotizaba en Dow Jones que se declaró en bancarrota en enero de 2012. Una marca que parecía estar dominando el mercado, pero que por falta de innovación estratégica terminó cayendo.

Consejos para mejorar los procesos de innovación

 Si estamos dispuestos a realizar cambios, lo primero que nos viene a la cabeza son miles de preguntas: ¿Por dónde empiezo? ¿Qué hago? ¿Cómo tengo que actuar?

No te preocupes, hacerse este tipo de preguntas básicas y buscar sus respuestas es el primer paso para sumergirte en un proceso de innovación. Aquí algunos consejos que puedes aplicar si te planteas innovar.

  1. Abrir la mente hasta saltarse los límites

Para innovar tenemos que viajar en el tiempo y volver a nuestra niñez. Debemos perder el miedo a equivocarnos y hacer cosas que parezcan que no tienen sentido. No hace falta que malgastes recursos y tiempo con tu negocio, pero sí que debemos centrarnos en generar nuevas ideas en equipo. Hacer un brainstorming sobre cómo poder avanzar y adaptarse a las nuevas tendencias.

Seamos realistas, no todas las ideas serán buenas, pero pueden dar pie a otras ideas brillantes. Como decía Tomas Einstein “No he fracasado, he encontrado 10.000 soluciones que no funcionan”.

  1. Adoptar actitud dispuesta al cambio constante

El mundo no se detiene ni un segundo. Todo gira a nuestro alrededor y para innovar debemos comprender tres cosas: qué es lo que funcionó en un pasado, qué funciona en el presente y qué funcionará en un futuro. 

Los clientes siempre piden nuevas cosas y tienen nuevos deseos que necesitan ser satisfechos. Este constante cambio no debe ser una amenaza para nuestro negocio, debe ser una motivación para abandonar la zona de confort.

  1. Tener de un equipo dispuesto a innovar

Necesitamos formar un equipo con actitud positiva hacia la innovación. No hace falta que este grupo sea grande o pequeño, todo dependerá del tamaño de la organización, pero sí que necesitamos que todos tengan el mismo objetivo, innovar.

Este grupo deberá co-crear y co-diseñar entre todos para cumplir la meta.

  1. Decidir en qué quieres innovar

No debemos olvidar que esto es un trabajo en equipo y decidir qué camino tomar para innovar también es una decisión en grupo. Para saber hacia dónde innovar, se pueden distinguir tres áreas innovadoras: Incremental, Evolutiva y disruptiva

Fuente de la imagen: https://marlonmelara.com/recomendaciones-para-innovar-donde-empezar/

Para empezar, puedes comenzar innovando en los sectores que ya conoces y dominas, como por ejemplo mejorando tus servicios,  adaptándote a tus clientes actuales, innovar tu modelos de negocio…

  1. Asegurarse de que las innovaciones se implementan

Necesitamos que nuestras ideas innovadoras sean fáciles de explicar y, lo más importante, que funcionen estupendamente.

Debemos intentar generar entusiasmo para que así los usuarios hablen bien, estén contentos y generen reacciones en las redes sociales e Internet.  Una recomendación, si lanzas un producto realmente nuevo, no lo lances sin generar entusiasmo, asegúrate de que la gente conozca tu innovación y cómo has mejorado tu servicio.

Para concluir, nos podemos preguntar ¿qué significa la palabra riesgo?

El riesgo también significa no arriesgar lo suficiente. Si eres un líder empresarial que busca cómo gestionar el riesgo, te recomendamos que inviertas en softwares empresariales de innovación continua.

Los programas son proyectos que te ayudarán a cambiar tu cultura y la de tu negocio. No tengas miedo a iniciar nuevos proyectos de innovación, estos representan tus pólizas de seguro sobre el futuro de tu empresa, así que asegúrate de arriesgarte lo suficiente.

SUSCRÍBETE AL BLOG!

He leído y acepto la Política de Privacidad
Menú