Quiero ASESORAMIENTO EXPERTO e INDEPENDIENTE para evaluar GRATUITAMENTE los mejores softwares para nuestro tipo de negocio.

Salud mental de los trabajadores: 4 acciones para potenciarla.

El estigma que rodea a la salud mental en el lugar de trabajo es un problema de varios niveles. Los empleados se ven perjudicados. Es caro para la empresa. Y puede arruinar la reputación de la marca como empleador. Así que es un tema que hay que tomarse muy en serio.

Un elemento clave de la salud mental en el lugar de trabajo es la capacidad de la organización para detectar cualquier incidencia. Si se identifica un problema potencial, es más fácil buscar la solución. Pero, si a la falta de conocimiento se suma la falta de concienciación, el incumplimiento de los compromisos con la salud mental de los empleados será evidente.

En este sentido, lo primero, y más importante, respecto a la salud mental en el lugar de trabajo es contar con las herramientas adecuadas para poder identificarlo y abordarlo eficazmente. Y, cuando hablo de herramientas, por supuesto, me refiero a un software de recursos humanos. Si tiene funciones analíticas, mejor, porque no solo aportará datos, sino que elevará la información al nivel del conocimiento. Y, facilitará la toma de decisiones para actuar en consecuencia. 

Pero, también, me refiero a otro tipo de herramientas. Herramientas que tienen que ver más, con la actitud y el compromiso de la empresa. Pero, vayamos por partes:

¿A qué problemas de salud mental se enfrentan las empresas? 

Los trastornos mentales son cada vez más comunes.

Concretamente, en España, los trastornos psicológicos han aumentado en la última década. Más allá de los aspectos coyunturales, Covid-19, crisis energética, guerra en Ucrania, … este incremento, se achaca, principalmente, a las condiciones de trabajo cambiantes. Aceleración del ritmo de vida, necesidad de más versatilidad, o de adquirir rápidamente nuevos conocimientos y habilidades, inseguridad laboral, etc. Estas son solo algunas razones que justifican el incremento de trastornos psicológicos de diversa índole: ansiedad, estrés, depresión, agotamiento emocional o, lo que los ingleses llaman, “burnout”, algo así como estar “quemado”.

Según la OMS, los trastornos mentales conformarán la primera causa de discapacidad a nivel mundial en 2030. De hecho, asegura que 1 de cada 4 personas en el mundo ha tenido, tiene o tendrá un problema relacionado con la salud mental a lo largo de su vida.

Los problemas de salud mental están muy estigmatizados

Puede que no te des cuenta, pero es probable que en tu lugar de trabajo haya prejuicios y discriminación hacia las personas con enfermedades mentales. De hecho, las enfermedades mentales siguen generando miedo e, incluso, vergüenza, especialmente en el ámbito laboral. Por desgracia, estas actitudes reflejan una falta de empatía absoluta. Y, por supuesto, un gran desconocimiento de este tipo de patologías psicológicas. Son actitudes que no animan a las personas psicológicamente frágiles a hablar de ello, ni con sus compañeros, ni con sus responsables.

Estos trastornos son costosos para la empresa

Si, una situación mental débil tiene un gran impacto negativo en el rendimiento de un empleado. Pero, también hay que reconocer que la mala gestión del trabajo es una de las principales causas del deterioro de la salud mental. Además del impacto en la eficiencia del trabajo del empleado, el absentismo, los días no trabajados y la rotación de personal suponen pérdidas muy importantes para la empresa.

Estos problemas son muy comunes en nuestra sociedad. Y la aparición de trastornos psicológicos en el entorno laboral va en aumento. Pero, afortunadamente, se pueden cambiar las cosas. Y actuar para impulsar el bien común.

¿Cómo tratar la salud mental de los empleados?

Al igual que la salud mental puede tratarse, el estigma puede curarse. Ese es el poder de tus acciones. Te sugiero un plan basado en 4 pasos:

Conciencia a tus equipos sobre la salud mental

La mejor manera de paliar este problema es ofrecer formación e información específica sobre la salud mental a todos los empleados:  directivos, recursos humanos, managers, empleados, … ¡Todos se deben implicar! Y, comprometerse. El objetivo es que cada uno sea capaz de identificar las señales de alarma. Y conocer las mejores prácticas a aplicar. También es necesario romper el tabú, aceptar esta realidad y aprender a hablar de ella de forma sencilla y respetuosa.

¿Qué puede hacer Recursos Humanos?

  1. Formar a los managers para que comprendan mejor sus funciones, respecto a la salud mental. Y mostrar ejemplos concretos de prácticas que se podrían integrar en la gestión de sus equipos
  2. Programar sesiones de sensibilización sobre el estrés y la ansiedad en el lugar de trabajo
  3. Ofrecer pausas obligatorias de unos minutos durante los periodos de mayor actividad

Poner a los empleados en acción

De hecho, es crucial emprender acciones concretas para luchar contra el estigma. Este tipo de iniciativas demuestra a los empleados que es posible abordar este tema internamente. Por supuesto, sabrán que se les escucha. Y, sobre todo, que la organización apuesta por el compromiso y la colaboración y que está lejos de juzgarles.

¿Qué puede hacer Recursos Humanos?

  1. Organizar formación para sensibilizar y destruir los tópicos
  2. Realizar encuestas entre los empleados para saber qué piensan realmente sobre la salud mental en el trabajo

Desarrollar la inteligencia emocional de la empresa

Para que esto sea efectivo, primero hay que dejar de estigmatizar. Y, después, dotar a los equipos de la inteligencia emocional necesaria para abordar situaciones complejas.

Hoy en día, la gestión autoritaria tiene menos probabilidades de éxito a largo plazo que los que utilizan un estilo de gestión más democrático. La inteligencia emocional consiste en percibir las emociones de los demás. Y utilizar este conocimiento para fomentar intuitivamente el rendimiento. Integrar la inteligencia emocional en tu cultura corporativa no solo fidelizará el talento. También aumentará su rendimiento.

¿Qué puede hacer Recursos Humanos?

  1. Formar a los directivos en los diferentes tipos de inteligencia
  2. Establecer herramientas de gestión de proyectos para organizar bien los equipos
  3. Facilitar la comunicación para garantizar los intercambios entre los distintos agentes

Crear un entorno de trabajo psicológicamente saludable

Para mejorar la salud mental de sus empleados, la organización debe comprometerse a mejorar las condiciones de trabajo. Y tener en cuenta las necesidades de salud de la plantilla en estos tres aspectos: bienestar individual, entorno social y condiciones de trabajo.

¿Qué puede hacer Recursos Humanos?

  1. Ofrecer espacios de trabajo abiertos, que favorezcan la comunicación, el intercambio, la conversación, …
  2. Impulsar políticas de salud mental en la cultura corporativa
  3. Mejorar la organización del trabajo y fomentar la autonomía

.

En definitiva, si mejora la salud mental de los empleados, aumentará su productividad, el índice de fidelización también será más alto. La empresa estará abierta a nuevos y más variados perfiles.  Perfiles que pueden incluir a personas con problemas asociados a la salud mental y que, quizá, hayan sido, injustamente estigmatizadas. Si la empresa varía sus perfiles de talento, muestra disposición y rompe tabúes, la mejoría del rendimiento de los empleados será notable.

Meybel Sanoja. Asesora de Soluciones HCM de Cezanne HR España

Menú